¿Vendes tu local? Necesitas un Certificado Energético

Uff! ¡Qué calor estamos pasando este verano! Si vives, como yo, en la zona centro del país, seguro que te sientes de día y de noche como en una sauna.

No hay sitio donde esconderse. A no ser, claro está, que cuentes con aire acondicionado en tu casa o en tu lugar de trabajo.

¡Y cómo sube la factura eléctrica en julio y agosto! Mejor no pensarlo.

Pero voy al grano con el tema de hoy: quieres vender tu local y  te han pedido un Certificado Energético. Quizá estás un poco descolocado respecto a lo que supone este documento, así que voy a mostrarte

  • en qué consiste,
  • a qué te obliga,
  • que ventajas te ofrece y
  • cuánto puede costarte.

De dónde sale esto del Certificado Energético

Desde 2002 la Comunidad Europa se marca como prioridad fomentar la eficiencia energética de edificios y viviendas. Esta directiva se traslada a España, y el gobierno la refleja en el Real Decreto 235/2013.

De momento esta medida sólo afecta a los edificios que se vendan o alquilen, no a los que mantengan el mismo propietario o usuario.

Se hace con la intención de catalogar todos los edificios e inmuebles de España según su capacidad para ahorrar energía a la hora de calentarlo, enfriarlo o usar otras instalaciones energéticas como el alumbrado.

Porque ¿sabes?, mientras tu local gasta kilowatios desaforadamente para bajar unos pocos grados este calor sin tregua; tres puertas más arriba, otro local de tu misma calle tiene una factura de la luz sensiblemente menor.

Como lo lees: cada edificio, o  incluso dentro de un mismo edificio cada vivienda o local, puede tener un consumo energético diferente.

Hay muchos factores que contribuyen: el aislamiento de los muros, ventanas y puertas; cuantas horas (y cuándo) le da el sol; qué otras instalaciones están anexas (viviendas habitadas o un enorme local vacío), por ejemplo.

Así que lo primero que marca el gobierno es clasificar los inmuebles de menos a más gastones: se les pone una etiqueta energética, muy parecida a la que llevan los electrodomésticos. Si un establecimiento tiene una A, ya puede felicitarse, y la alegría del dueño va decayendo hasta la G: es la calificación más baja.

Y lo segundo será proveer medidas para conseguir aumentar la eficiencia energética de todos los edificios.

Desde 2007, los edificios que se construyan deben ser eficientes energéticamente. Porque el fin último es conseguir para 2020 que los edificios de nueva construcción sean de consumo casi nulo.

Seguramente, la normativa se irá modificando y se establezcan algún tipo de ayudas o subvenciones para mejorar las condiciones energéticas de los inmuebles ya existentes, o alguna penalización impositiva (a través del IBI, por ejemplo) para los peor catalogados.

Aunque, sinceramente, esto ahora no nos interesa, porque son medidas que aún no están implantadas.

Volvamos, pues, al caso que nos ocupa: quieres vender tu local y te piden el CE.

El gobierno sólo exige que, cuando lo vendas, puedas entregarle al comprador un Certificado energético con su etiqueta, sea esta cual sea, o, que cuando lo alquiles, le muestres a tu inquilino este documento.

A qué estás obligado

La lista va a ser corta:

  1. Disponer de un Certificado de Eficiencia Energética actualizado para poder vender o alquilar un edificio o partes del edificio: viviendas, locales, naves industriales…
  2. Incluirlo en la publicidad de la venta o alquiler, tanto si cuentas con una inmobiliaria, como si la publicidad la haces tú mismo.
  3. Entregarlo al nuevo propietario, o presentarlo al inquilino.
  4. Renovarlo periódicamente, cada diez años

De hecho, el propio notario no te dejará firmar la escritura de compraventa si no presentas este documento.

Y también están previstas multas si no adjuntas la etiqueta energética en la publicidad (la administración, siempre pensando en nosotros, ejem)

Lo que no importa es si la calificación energética es alta o baja, suprema o ínfima. No estás obligado a hacer nada más.

¿Cómo lo consigo?

Simplemente contacta con un técnico competente. Conmigo, por ejemplo.

La normativa establece que sean ingenieros e ingenieros técnicos, arquitectos, arquitectos técnicos y aparejadores. Deben ser profesionales acreditados y que sepan hacerlo correctamente.

La persona cualificada que hayas elegido hará una visita a tu local para efectuar mediciones y comprobaciones y te solicitará que le aportes planos del inmueble y algunos datos técnicos.

Después, una vez que recibas el certificado, deberás inscribirlo en el registro del organismo correspondiente en tu comunidad autónoma.

Por cierto que, para facilitarte la vida, yo me encargo también de registrarlo.

No te preocupes demasiado: Es un documento fácil de hacer, relativamente rápido (en menos de dos días, si es urgente, lo tienes) y con un coste muy asequible, lo que te quitará una inquietud más.

Basta que nos pidas un presupuesto para que lo puedas comprobar. Pincha aquí abajo y te damos precio en 24 horas.

Nombre (requerido)

Email (requerido)

Indica población y provincia y m2 del local

 

En mi caso, realizo sobre todo el Certificado Energético en Madrid y en Toledo. Consúltame si estás en otras provincias.

Por fin lo tienes todo en regla: recuerda que tiene validez por diez años.

Y ahora sácale partido.

¿Qué ventajas obtengo con mi Certificado Energético?

Ya te he comentado antes que no tienes opción: lo necesitas.

Pero eso no quiere decir que no vayas a obtener alguna ventaja. Ya que lo tienes, explótalo:

1.- Úsalo como argumento de venta si tu calificación energética es alta: A ó B

  • Habla a tu cliente del ahorro en la factura eléctrica. Quien compra quiere invertir bien su dinero, y la perspectiva de un gasto más bajo es muy tentadora.
  • Confort. Un inmueble ineficiente no sólo supone mayor gasto. A veces, ni gastando mucho más consigues trabajar con bienestar. Quienes compren tu local pasarán muchas horas en él y, sinceramente, esto se nota.

 2.- Mejora tu inmueble para la venta

  • ¿Has pensado en hacer obras o cambios para hacer tu local más competitivo? Si estás dispuesto a invertir para convertirte en una mejor opción, gracias al certificado energético tienes una información básica con las mejoras aconsejadas. Aprovéchala.
  • O solicita un certificado más completo para conocer a fondo todas las posibilidades de aumentar la eficiencia energética.

 Y, llegados a este punto, ya tienes toda la información que necesitas. ¿o te queda alguna duda? Pregúntame, no te cortes. Te espero en los comentarios.  

2 comentarios en “¿Vendes tu local? Necesitas un Certificado Energético

Deja un comentario