Accesibilidad establecimientos comerciales es fundamental para facilitar la vida a muchos ciudadanos.

Accesibilidad en locales comerciales: Cómo no equivocarte.

Un día, si hay suerte, envejeceremos

Nos pasearemos por la calle con un bastón. Si estamos muy machacados, en una silla de ruedas.

Un día, en futuro más o menos lejano, tendremos problemas para movernos con facilidad por nuestro pequeño mundo.Y necesitaremos que sea accesible, adaptado a nuestra dificultad, para seguir haciendo nuestra vida con la máxima calidad posible.

Pongo este ejemplo porque es más fácil identificarnos con una situación que será muy probable que nos afecte.

Aunque ya muchos de nosotros hemos empujado carritos de bebés, sillas de ruedas o hemos necesitado de diferentes ayudas o adaptaciones para caminar o conducir.

Sabemos que se necesita la colaboración de todos.

Afortunadamente, la sensibilidad social hacia las personas que presentan problemas de movilidad es creciente.

Y desde las administraciones públicas es un asunto que se intenta proteger, cuidar y solucionar. Poco a poco se han mejorado muchos aspectos desde hace unos años. Fruto de ello, la legislación tiene en cuenta condicionantes de accesibilidad que faciliten la vida y el acceso a las personas que lo necesiten.

Y ahora llega la otra cara: Tú, cómo gestor de tu empresa, también tienes que aportar tu parte.  

Requisitos de accesibilidad que la administración exige en tu establecimiento comercial

Para situarnos: ¿Qué es la accesibilidad?

Pues simplemente es la posibilidad de que todas las personas puedan utilizar un objeto, visitar un lugar o acceder a un servicio, independientemente de sus capacidades cognitivas o físicas.

En general, aquí voy a referirme a la accesibilidad como a la eliminación de barreras arquitectónicas, pues es lo que afecta a nuestros locales de negocio.

Y lo primero que hay que saber es que será necesario que este local tenga en cuenta la reglamentación relativa a la accesibilidad.

Elementos, medidas y sistemas a tener en cuenta:

  • existencia de escaleras o escalones,
  • rampas,
  • anchura de puertas,
  • altura de pasillos y puertas,
  • situación de manillas de puerta,
  • pulsadores de luz,
  • pasillos y zonas de maniobra,
  • aseos adaptados,
  • sistema de apertura de puertas
  • y la lista sigue aún un poco más …

¿Esto me va a salir caro?

Pues sí… y no.

Esta es la parte más “fastidiosa” del asunto.

Todos queremos que las cosas funcionen bien, pero a menudo esto se traduce en que nos exigen un esfuerzo extra. Las empresas, pequeñas o grandes, sabemos mucho de esfuerzos extra.

Al grano: en algunos elementos te vas a gastar algo más de dinero (no mucho), pero en otros no lo vas a notar.

Además, y aquí está la clave: si antes de empezar con las obras de reforma o adaptación del local lo tienes en cuenta, muchas de las medidas necesarias no tendrán sobrecoste.

Unos ejemplos reveladores:

  • la anchura de puertas o pasillos,
  • la colocación de los interruptores de luz,
  • la altura del espejo en el baño o de otros elementos …

Te pongo un caso práctico: tienes que hacer un aseo en tu local.

La diferencia, en cuanto a obra, entre hacerlo sin adaptación o adaptado está en la anchura de puerta, el espacio interior (un círculo de 1.5 m de diámetro libre de obstáculos) y la situación de taza, lavabo (que serán algo diferentes a los no adaptados), espejo e interruptor.

Si lo tienes en cuenta desde el principio, el coste de las paredes y de la colocación de los elementos, no sufrirá incremento.

Por cierto, ¿te imaginas que, si no lo has tenido en cuenta, una vez hecho tu flamante aseo, los servicios técnicos del ayuntamiento te lo invalidan, y tienes que:

tirar una pared,

arrancar un lavabo

y modificar una red de saneamiento?

Te haces idea, verdad,  del sobrecoste, de las molestias, del dinero tirado… No des nada por supuesto y busca asesoramiento desde el principio para que no se escape ningún detalle.

Efectivamente, analiza cómo te afecta la normativa de accesibilidad: te vas ahorrar un buen pico. Y unos cuantos problemas.  

¿Qué debo hacer?

Simple: buscar una asesoría técnica adecuada. Ya sabes que, por ejemplo, puedes contar conmigo.

Porque, como ya conoces si me sigues en el blog, también en este tema, como en otros que te he planteado, existe normativa a todos los niveles: Nacional, autonómica, y en muchos casos municipal (sobre todo en localidades grandes).

En fin, que cada caso es un mundo aparte.

Fíjate, las normas cambian según:

  • La Superficie del local: hay locales pequeños que pueden no estar bajo el ámbito de aplicación de esta normativa.
  • El tipo de local: número de plantas, situación de las mismas, etc.
  • La actividad comercial o industrial: cuanto mayor consideración como “pública concurrencia” tenga, mayor aplicación y más rigor se necesitará. Incluso puede haber actividades exentas de adaptación.
  • La localización: poblaciones grandes y zonas de mucho paso requerirán una aplicación de la norma más exigente.
  • Los exteriores y alrededores: sí, es posible que en el acceso exterior al local haya que poner en práctica algunas medidas como anchura de aceras, facilidad de aparcamiento y otras.

Adaptación de locales existentes

¿Y si en lugar de estar poniendo a punto tu nuevo local para iniciar tu actividad ya tienes tu actividad en funcionamiento?

¿Necesitas adaptarte a los requisitos de accesibilidad?

Bien, pues la respuesta es que … depende. Ejem… ¿Esperabas otra?

Tranquilo, que te daré unas cuantas pistas muy útiles:

  1. De forma general, las actividades que ya existen no están obligadas a adaptarse para la accesibilidad, en especial si el esfuerzo económico es desproporcionado para la magnitud de la actividad.
  2. Pero algunas normativas obligan a adaptar todos los locales. Para ello se establecen plazos, que pueden ser bastante largos, así como excepciones e incluso ayudas económicas. (Esto siempre es muy interesante aprovecharlo)
  3. En caso de que tengas que hacer reformas de cierta importancia, ahí sí es muy probable que te exijan además obras para garantizar la accesibilidad. Ya puestos… Y, ¡ojo!, que puede ser que hasta un cambio de nombre sea considerado suficiente para obligarte a hacer estas adaptaciones.
  4. Por ello, si has pensando en hacer algún tipo de reforma, calcula bien si una pequeña modificación te va a traer obligaciones de adaptación a la accesibilidad.

 ¿Y si no estás obligado?

Quizá también te interese eliminar barreras a tus clientes. O a tus trabajadores.

Quizá tu local tiene mucha afluencia de público e incluso has recibido alguna queja.

Quizá tu competencia sí está adaptada. O tú quieres adelantarte a ella.

Quizá, en definitiva, quieras tomar la iniciativa en lugar de reaccionar a las obligaciones exteriores.  

No lo olvides

Este es un “resumen” muy, muy básico

  • ACTIVIDAD NUEVA O REFORMA: Debe estar adaptado.
  • ACTIVIDAD YA EXISTENTE: Pueden exigirte adaptaciones. Y hay que estudiar el caso.

Si tienes en cuenta, desde el principio, la norma que te afecta en tu caso particular, no te supondrá un especial aumento de costes y gastos. 

Y te permitirá tener el local perfectamente preparado para, ahora sí, atender a absolutamente todo el mundo que quiera acercarse para buscar tus servicios.

Para que no te líes, infórmate siempre antes de iniciar tu actividad: Asesórate con un técnico experto.

Ya sabes, si quieres seguir mi blog, y estar al día de estos y muchos más contenidos, SUSCRÍBETE. Cada semana recibirás la Newletter en tu e-mail.

Ahora llega tu turno de participar. ¿Has tenido algún problema con las adaptaciones de accesibilidad en tu establecimiento?

Te espero en los comentarios.

5 comentarios en “Accesibilidad en locales comerciales: Cómo no equivocarte.

  1. Buenos días.
    Muy interesante esta entrada. Desde luego que la accesibilidad es algo muy importante y que hay que tenerla en cuenta a la hora de planificar cualquier negocio. Me queda claro que es mejor la planificación a priori que posteriormente por el coste que supone. En este último caso me surge una duda. Si tuviera que, por ejemplo, ensanchar algo la acera o eliminar un bordillo de la misma para facilitar el acceso a mi local, ¿tendría que solicitar la autorización o permiso en el ayuntamiento y “mover todos los papeles del mundo mundial” o ya, dentro del propio proyecto, seríais vosotros los que me facilitaríais los trámites? Un saludo y gracias.

  2. En este caso, habría que hablar previamente con el Ayuntamiento, a ver qué política de accesibilidad tiene y cómo contempla las modificaciones en sus zonas.
    Si tu consulta se refiere a propiamente la tramitación a realizar, la respuesta es simple: ten por seguro que previamente a nuestra contratación habríamos valorado la necesidad de hacer ese trámite y, por lo tanto, en caso necesario, estaría incluido en nuestro presupuesto, y expresamente indicado.

Deja un comentario