Diccionario de términos técnicos para tu actividad comercial o de servicios. Parte 1

Diccionario de términos técnicos para tu actividad comercial o de servicios. Parte 1

Entendámonos

Ni te voy a dar una clase de ingeniería, ni falta que te hace.

Pero lo que te va venir muy bien es que te traduzca a “román paladino” algunos términos técnicos con los que puedes tropezar en tus gestiones y en tu relación con la administración cuando inicias una actividad empresarial.

En cada sector tenemos nuestra jerga, un lenguaje propio que, a fuerza de usar a diario, creemos que es comprensible para todo el mundo.

Pero no.

Un cerrajero entiende muy bien qué es un “espirro”, artefacto que será enigmático para una informática. Ella, en cambio, no puede imaginar que alguien no entienda “bug”, bot” o “ftp”.

Cada uno en nuestro mundo nos apañamos bien. Hasta que llega el momento en que tenemos que hacer contacto con otro sector y asomarnos a una jerga técnica desconocida.

Este mini-diccionario te va a venir de perlas cuando estés tramitando la apertura de tu empresa o de tu establecimiento comercial.

No pretendo ser técnico, sino ser claro y entendible.

Adelante con la primer parte de nuestro mini-diccionario de términos técnicos

 

Accesibilidad:

Cuando hablamos de edificios, la accesibilidad se refiere a la posibilidad de que personas con dificultades de movilidad puedan entrar, moverse, subir o bajar a otros pisos y utilizar los servicios que nos ofrecen con comodidad.

Un local accesible no tiene barreras arquitectónicas. Cuenta con rampas para salvar bordillos o escalones, una anchura de puerta suficiente para que entren sillas de ruedas o carritos de bebé, servicios sanitarios con amplitud y con agarraderas…

Es un tema complicadillo… Si entras en un local nuevo, es fácil que cumpla con todas las normas de accesibilidad. Si es más antiguo, ya sabes: tu ayuntamiento y un técnico competente te dirán si el local elegido cumple o no cumple. Y si hay soluciones alternativas.

O si necesitas buscar otro local.

 

Actividad calificada:

Refiriéndonos a una actividad comercial, es la que resulta molesta, nociva, insalubre o peligrosa para las personas o el medio ambiente.

Las Actividades Calificadas necesitan medidas correctoras de seguridad, sanitarias y/o medioambientales.

Ejemplos: Un taller de reparación de automóviles, una imprenta, una industria, pero también un centro médico, un negocio de hostelería…

 

Actividad inocua:

Es la actividad comercial que no supone ningún peligro ni necesita medidas especiales de seguridad.

Las oficinas, pequeños comercios como peluquerías, panaderías, ópticas, venta de artículos de regalo, etc… y siempre y cuando no permitan albergar mucho público de forma simultánea.

Tanto en el caso de las actividades inocuas como de las calificadas, ya sabes: consulta al ayuntamiento y a un técnico cualificado para salir de dudas.

 

Boletín Eléctrico (O Certificado de Instalación Eléctrica):

Es un documento oficial que realizan los instaladores electricistas autorizados. En él certifican que tu instalación cumple todos los requisitos para que la compañía eléctrica te dé suministro eléctrico.

Te lo va a solicitar la compañía eléctrica para dar electricidad a tu local. A no ser que ya haya uno vigente.

 

Carga de fuego:

Es la capacidad que tiene tu negocio y todo su contenido de salir ardiendo. Depende de los materiales de construcción y de los productos para la venta, materiales almacenados…

Técnicamente es un indicador del riesgo de incendio que tiene un edificio o instalación industrial, desde el punto de vista de su capacidad de arder y la duración del incendio.

Según este indicador, tu actividad puede ser calificada y necesitar mayores medidas de seguridad y antiincendios.

 

Certificado Final de las Instalaciones:

También llamado “Certificado Final de Dirección Técnica de las Obras o Instalaciones“.

O más sencillamente: Certificado Final de Obra.

Es el Documento que firma el técnico (normalmente el que ha ejecutado el Proyecto) una vez que se han finalizado las obras o las instalaciones. Certifica que cumplen todos los requisitos técnicos y de seguridad que exige la administración, y que todo se ha realizado conforme al proyecto técnico previamente realizado y aprobado.

Imprescindible cuando se exige un Proyecto Técnico.

 

Comunicación Ambiental Inocua:

Este trámite se pide en muchos ayuntamientos para solicitar la apertura de un establecimiento en el que se va a desarrollar una actividad inocua.

Depende de la Comunidad Autónoma.

Consiste en presentar un documento en el que se señala que la actividad es inocua y se acompaña de otros que debe elaborar un técnico: Memoria técnica, Certificado de compatibilidad urbanística, Certificado de que la actividad se ajusta a la normativa vigente.

Además, te pedirán escrituras de constitución de la sociedad.

Sus efectos son semejantes a los de la Declaración Responsable: una vez presentada, se puede iniciar la actividad, sin esperar respuesta de la administración.

 

Declaración Responsable:

Este documento sustituye a la Licencia de Apertura en algunos casos. Simplifica el proceso para abrir un establecimiento comercial en actividades inocuas que cumplan ciertos requisitos.

Su gran ventaja es que, una vez que la presentas al ayuntamiento junto con los documentos que te soliciten, ya puedes comenzar a trabajar en tu negocio. No necesitas esperar contestación.

Si has realizado el proceso correctamente, cuando el ayuntamiento dé respuesta a tu Declaración Responsable, esta será positiva y tu llevarás ya varias semanas (¡o meses!) trabajando.

Pero, recuerda, la firma de este documento obliga al promotor a tener toda la documentación y medidas de seguridad en orden, y a mantenerlo así durante la vigencia de la actividad.

 

Licencia de Actividad:

Es un documento que acredita que tu local cuenta con las condiciones adecuadas para desarrollar tu actividad. Que cumple con las normas de seguridad, condiciones de habitabilidad y uso y que no causará molestias a terceros.

La expide el ayuntamiento donde abrirás tu local y se te concede para la actividad que hayas solicitado. Si cambias de actividad, o si traspasas tu negocio, la licencia debe renovarse.

 

Licencia de Apertura:

Es equivalente a la Licencia de Actividad. Vamos, otra forma de llamarla.

 

Local de Pública Concurrencia:

Un local es considerado de Pública Concurrencia si su aforo (el número máximo de personas que puede admitir) es tal que puede causar problemas en cuanto al acceso al mismo, evacuación en caso de problemas o necesidad de instalaciones técnicas específicas, como ventilación o climatización.

La cantidad de personas necesaria para esta calificación depende de la normativa de aplicación. Por ejemplo, el reglamento eléctrico lo fija en más de 50 personas. Pero en otros casos, puede ser para cualquier capacidad y/u ocupación.

Así, otros tipos de locales serán considerados de pública concurrencia, independientemente de su aforo, si se destinan a:

  • espectáculos y salas recreativas
  • locales de reunión: establecimientos de hostelería, aeropuertos, museos, guarderías y un largo etcétera.
  • locales con dificultad de evacuación

En todos estos casos, se exigen medidas de seguridad más estrictas en tu local, y la realización de un Proyecto Eléctrico, de actividad o protección contra incendios y medidas de protección a los ocupantes, evacuación, etc.

 

Normativa (Municipal, de la Comunidad Autónoma, Nacional, Europea):

Las leyes, vamos. Toda la legislación, grande o pequeña que sale del Estado, de cada Comunidad Autónoma, de los Ayuntamientos, e incluso de la Unión Europea. Y los reglamentos que las desarrollan.

En esta España nuestra, somos campeones en cantidad de leyes. Y en enredarlas unas sobre otras. Una ley puede ser complementada o superada por otra más actual, pero no siempre se deroga al completo y entonces quedan vigentes algunos artículos.

Por ello es recomendable, cuando tengas dudas sobre si una actividad, por ejemplo, es o no calificada en tu ayuntamiento, que acudas a un experto: estamos entrenados para guiarte en este laberinto.

 

Proyecto Visado por el Colegio Profesional:

Los Colegios Profesionales, mediante el “visado” garantizan que los trabajos del profesional cumplen con la seguridad, con las leyes y reglamentos, y con la competencia del técnico que firma el proyecto.

Sólo es exigible en algunos casos, en función del tipo de actividad que se vaya a realizar.

En algunos organismos puede ser sustituido por una declaración responsable del técnico firmante, donde asegura cumplir con los requisitos que marca la ley para poder confeccionar los proyectos.

Cuando el Colegio Profesional (en mi caso el de Ingenieros) visa el proyecto que le presento, está respaldando mi trabajo y también responsabilizándose de que avala a un buen profesional.

Y además, se incluye un seguro de responsabilidad civil, que cubre los casos en que pueda haber problemas.

 

Tasas:

Las tasas son un tributo que se paga a diferentes administraciones (ayuntamientos, comunidades autónomas, el estado) a cambio de un servicio o por utilizar un dominio público. No hay que confundir con un impuesto, pues una tasa se cobra a cambio de un servicio, y su valor debe estar íntegramente destinado a cubrir los gastos generados por la gestión.

Un ejemplo de tasa por servicio es la que pagas cuando solicitas tu Licencia de Actividad. Y por utilizar un dominio público, por ejemplo, si montas una terraza en tu bar.

Es importante que, cuando estés preparando los trámites para poner en marcha tu actividad, contemples este gasto. No suele ser elevado, pero no queremos sorpresas ¿no?

Un profesional te informará sobre estas tasas a la hora de darte su presupuesto, o te indicará dónde puedes encontrar la información concreta y completa para saber a cuanto pueden ascender.

 

Técnico cualificado / Técnico Competente:

Cada vez que te encuentres con que un trámite determinado (por ejemplo, un proyecto o un certificado energético) ha de realizarse por Técnico Competente o Técnico Cualificado, nos referimos al profesional que tiene la titulación y la autorización legal para realizar ese trámite.

Si vas a construir tu casa, el Técnico Competente que firme el proyecto será un arquitecto.

En mi caso, soy Técnico Competente para realizar Proyectos Eléctricos de Alta y Baja Tensión, Licencias de Apertura, Proyectos de Construcción de Naves, Certificados Energéticos… Y si quieres saber más, pregunta, pregúntame.

 

Técnico Municipal:

Muy a menudo, te va a venir bien hablar con el Técnico Municipal. Es el profesional encargado en tu Ayuntamiento de recibir y tramitar las gestiones para la puesta en marcha de tu actividad.

Su titulación y experiencia suele estar acorde con la exigida a los técnicos competentes necesarios para la confección de la documentación técnica y que ellos deberán revisar en el ejercicio de su trabajo.

 

¿Qué otros términos quieres conocer?

Ya estoy preparando la segunda parte de este diccionario: Para estar seguro de no perdértela SUCRÍBETE a mi Newsletter. La recibirás cada semana en tu correo, con los nuevos contenidos que iré publicando.

Pero… te será aún más útil si me planteas los términos que prefieres que te explique. ¿Te animas a hacer tu “petición?

Te espero en los comentarios.

3 comentarios en “Diccionario de términos técnicos para tu actividad comercial o de servicios. Parte 1

Deja un comentario