Diccionario de términos técnicos para tu actividad comercial o de servicios. Parte 2

Diccionario de términos técnicos para tu actividad comercial o de servicios. Parte 2

Seguro que echaste a faltar algunas explicaciones en la primera parte del diccionario. Pero, ningún problema: Mi intención es hacer un diccionario crecedero.

En este y en otros post sucesivos te aclaro qué significa cada uno de los trámites o términos técnicos con los que te puedes encontrar.

Además, todos los términos subrayados aparecen definidos en el resto del Diccionario (en esta u otra parte). Así sabrás que, un poco más adelante o atrás, lo encuentras explicado. Arranquemos, con garra.  

Atmósfera Explosiva:

No dirás que no comienzo fuerte, ¿no?

Tendrás un ambiente explosivo si trabajas con “sustancias inflamables que puedan mezclarse con el aire en condiciones atmosféricas normales, creando una atmósfera en la que, tras una ignición, la combustión se propaga a la totalidad de la mezcla no quemada”.

Esto puede ocurrir si tienes un taller de reparación de vehículos, si realizas trabajos de soldadura, pintura de automóviles…

La atmósfera explosiva supone un riesgo para los trabajadores. Por ello es ineludible identificar si tu empresa tiene este riesgo y tomar las medidas oportunas.

Y si vas a iniciar un negocio con este riesgo, estarás ante una Actividad Calificada.

Lo que implica, de entrada, que no podrás acogerte a la Declaración Responsable para iniciar tu actividad. Necesitarás un proyecto y Licencia de Apertura.  

Certificado Energético (O Certificado de Eficiencia Energética)

Es un documento expedido por un técnico competente en el que se da la clasificación energética de tu inmueble, vivienda o local.

Va acompañado de la Etiqueta Energética.

La clasificación energética va de la A (más eficiente) a la G (menos eficiente). Es muy similar a la que estamos acostumbrados a ver en los electrodomésticos.

Lo que indica es que un inmueble muy eficiente (A, o B) necesitará gastar mucha menos energía para alcanzar y mantener una temperatura confortable. Al contrario, cuanto más baja sea la calificación, más energía se gastará, tanto en calefacción y aire acondicionado, como en calentar el agua sanitaria.

Es imprescindible que lo tengas si vendes o alquilas un inmueble, y tiene una validez de 10 años.  

Informe de Viabilidad Urbanística:

Su utilidad es conocer si la actividad u obra que se va a desarrollar en la finca no es incompatible con los usos establecidos en la zona.

En él constan las condiciones y el volumen edificable de una finca, las clases de uso permitido: residencial, sanitario, comercial, industrial, etc. y las posibles afectaciones, regulaciones u ordenaciones urbanísticas.

Puede estar firmado por el alcalde o concejal de urbanismo, pero lo realizan los servicios técnicos del ayuntamiento (arquitecto y/o ingeniero).

Una vez que el ayuntamiento te lo ha hecho llegar, entrégaselo a tu técnico para que lo interprete y te aconseje de la mejor manera sobre tu obra o actividad:

  • si se puede realizar,
  • con qué límites,
  • dónde, etc.

Hablando en plata: te indica si eso que tú quieres hacer en tu casa, local o solar está permitido por las normas urbanísticas.

Porque tú no quieres empezar una actividad y luego encontrarte con que estás en el límite (o directamente fuera) de la legalidad ¿Verdad? Con todos los problemas que eso conlleva.  

Licencia Ambiental:

En algunas Comunidades Autónomas es el equivalente a la Licencia de Actividad. Es necesaria para iniciar cualquier actividad económica (industrial, comercial, de servicios…) cuando la actividad:

  • puede causar molestias considerables,
  • alterar las condiciones de salubridad,
  • causar daños al medio ambiente
  • o producir riesgos para las personas o bienes.

Como en el caso de la Licencia de Apertura, hay una gran variedad de actividades que pueden estar en estos casos: Supermercados, garajes, hornos, imprentas, bares y restaurantes, instalaciones deportivas, gimnasios, clínicas veterinarias, etc…

Por eso es recomendable consultar en el ayuntamiento, o a tu técnico competente de cabecera.

Al contrario que en los casos de Declaración Responsable o Licencia Ambiental Inocua, para iniciar la actividad es necesario esperar a la CONCESIÓN de la Licencia Ambiental: no es suficiente con comunicarlo al ayuntamiento.  

Memoria Técnica:

Es una de las partes que componen el Proyecto de Actividad.

En ella se incluye:

  • La descripción del local: Dirección, superficies, sus accesos (entradas) y sus colindantes exteriores (las fincas, calles o inmuebles con las que limita)
  • El titular de la actividad (persona física o jurídica) y su domicilio.
  • El tipo de actividad que se va a desarrollar, describiéndola e indicando su CNAE.
  • Descripción de las instalaciones (maquinarias y equipamiento), indicando las medidas correctoras y de seguridad que se pondrán en marcha para eliminar o paliar molestias y perjuicios que pueden ocasionar, tanto a los trabajadores, al público que acceda o a los locales cercanos.

Hay ciertos casos en que, para solicitar una Licencia, es suficiente con presentar una Memoria Técnica. No haría falta el Proyecto completo. Estos casos dependen de

la actividad que quieres iniciar

y de cada ayuntamiento.

Incluso en algunos casos muy sencillos ni siquiera hará falta que esté firmada por un técnico competente, sino por ti, como solicitante.  

OCA (Organismo de Control Autorizado):

La Oca es el organismo que verificará que tu instalación cumple las condiciones de seguridad obligatorias para tus productos o instalaciones industriales.

Siempre que tengas unas instalaciones que necesiten especiales medidas de seguridad, necesitarás que una OCA te entregue el Certificado de Idoneidad, después de hacer las mediciones, pruebas o auditorías necesarias.

Pistas para saber cuando necesitas un Certificado emitido por OCA:

  • si abres una fábrica (grande o pequeña, no importa),
  • si utilizas elementos peligrosos,
  • si el aforo de tu local es muy grande (y se considera local de Pública Concurrencia),
  • si tienes riesgo de incendio o Atmósfera Explosiva…

Pero la prueba del algodón definitiva es consultar con un técnico. Él sabrá cuando debes recurrir a una OCA.

Son entidades privadas (que deben estar debidamente acreditadas por la ENAC), por lo que puedes contratar con la que te parezca más adecuada.  

Proyecto de Actividad

Es el documento que elabora un técnico para que puedas solicitar la Licencia de Apertura o Actividad.

Ha de elaborarlo un Técnico Competente: Ingeniero Técnico Industrial, Arquitecto o Arquitecto Técnico. Consta de varias partes: Memoria Técnica, Anexos, Planos descriptivos y de detalle, Presupuesto y Pliego de Condiciones.

En él se justifica que tu local o tu fábrica, o la instalación que vas a poner en marcha cumple con toda la normativa y sus requisitos. Y que puedes ejercer tu actividad sin tropiezos.

Esto incluye que

  • tu establecimiento,
  • las instalaciones que pongas  (máquinas, equipamientos, sistemas de climatización, etc),
  • el diseño del local
  • y el desarrollo de tu actividad

están de acuerdo con la normativa del Código Técnico de la Edificación, Accesibilidad, Incendios, Instalación Eléctrica, Instalaciones Técnicas, etc.

Ten en cuenta, si vas a realizar obras, que debes tramitar antes el Proyecto de Actividad para que entre este y el Proyecto de Obras y su ejecución, no existan incoherencias.  

Proyecto Eléctrico (O Proyecto Técnico de Instalación Eléctrica):

Cuando quieres tener suministro eléctrico en tu negocio, la compañía te va a solicitar que le presentes un Boletín Eléctrico.

Un Instalador eléctrico autorizado te lo va a proporcionar. Pero hay que tener en cuenta que, en ciertos casos, necesitarás acompañarlo también de un Proyecto Eléctrico.

¿Cuáles son esos casos?, te estarás preguntando. Pues te pongo una lista (no completa) de los que más probablemente afectarán a tu actividad:

  • Industrias, en general (con potencia superior a 20 kw)
  • Locales húmedos, polvorientos o con riesgo de corrosión (con potencia superior a 10 Kw)
  • Locales mojados, o con generadores o convertidores (con potencia superior a 10 Kw)
  • Locales de pública concurrencia (también si no tienen esta consideración, pero la potencia es superior a 100Kw por caja general de protección)
  • Locales con riesgo de incendio o explosión
  • Quirófanos y salas de intervención
  • Las instalaciones de alumbrado exterior (con potencia superior a 5 Kw)

Para no perderte la continuación de este diccionario, te invito a que te SUSCRIBAS a mi Newsletter. La recibirás cada semana en tu correo, con los nuevos contenidos que iré publicando. Me gustaría conocer tu opinión: ¿Hay definiciones que te han dejado a medias? Pues no te cortes y dímelo en los comentarios: la puliré hasta dejarla clara y meridiana. Te espero en los comentarios.  

Deja un comentario