Errores técnicos al iniciar una actividad

Errores comunes al poner en marcha una actividad: 1 Errores técnicos

¿Qué tal una guía para orientarte?

Una guía para evitar caer en errores, que no por comunes, son menos dañinos.

¿Sabes? Creo que las prisas son muchas veces las que nos hacen tropezar. Las prisas, las ganas de ver ya nuestro negocio en marcha… o la falta de una visión conjunta del proceso.

No te digo nada si, por precipitarnos, nos dejamos llevar por malos consejos.

Por ello, te será de provecho esta serie de entradas sobre los errores más comunes al iniciar tu actividad. Empezaré por los errores que llamaremos de tipo técnico.

Los tres errores técnicos más habituales y cómo evitarlos

1. No tener un boletín eléctrico vigente

Cuando el local que has elegido ya tiene suministro eléctrico, puede que pienses que está todo solucionado.
 
Si, puede que pienses: “Pues continúo con el mismo contrato”. O “cambio los datos de domiciliación en la compañía eléctrica y todo arreglado.”
 
Pero ni siempre es tan fácil, ni siempre es suficiente. Aquí tienes las situaciones más comunes en las que necesites un boletín nuevo:
 

¡Más potencia!

Cuando necesitas más potencia para tu actividad que la que figura en el contrato.

La solución es sencilla: tramitar una ampliación, para lo cual necesitarás la intervención de un electricista que te haga un nuevo boletín.

Enséñame el boletín

Cuando en algún organismo nos soliciten el boletín actualizado y adaptado a la actividad que vamos a desarrollar.

Hay ayuntamientos que te van a pedir el boletín entre la documentación que solicitan para la licencia de apertura. Quieren comprobar que está realizado, por ejemplo, según las exigencias de un local húmedo o de pública concurrencia, si es el caso.

Si tú no lo tienes, nuevamente te tocará buscar a un electricista.

Subvención

Cuando a la hora de solicitar alguna subvención o beneficio fiscal o de otro tipo, nos soliciten que toda la documentación a presentar esté a nuestro nombre, incluido el boletín. 

Tendremos que llamar al electricista. Pero ya te esperabas que te lo dijera ¿no?

Y ahora, un plus: En cualquiera de estos casos, además del boletín, puedes necesitar un Proyecto Técnico:

  • si la actividad está obligada a ello (por ejemplo, una industria),
  • si la potencia es grande,
  • si es un local de pública concurrencia
  • y algunos casos más específicos (una actividad con presencia de agua, o en la que quepan más de 5 coches…).

Y también puedes necesitar modificaciones en la instalación eléctrica, como cambios en el cuadro o en el cableado.

Creías que ya estaba todo listo ¿no? Pero te encuentras volviendo atrás, con retrasos, más costes de los previstos y tasas que pagar.

Es muy fácil de solucionar: infórmate antes con un técnico competente. Te sacará de dudas: si necesitas un nuevo boletín, te informará de ello, y si no lo necesitas, también.

2. Emprender obras de reforma y no preocuparte de solicitar licencia de obra.

Como ya sabrás, antes de hacer cualquier reforma debes solicitar Licencia de Obra en tu Ayuntamiento.

Luego, este organismo, exigirá más o menos documentación según la complejidad de la obra. O se limitará a pedirte sólo una inscripción (y las correspondientes tasas, no lo olvides).

Pero ¿qué pasaría si sintieras la tentación de tirar adelante sin pedir la “bendición” administrativa? (¡Es que la obra es tan sencilla..! Mira: es que ni afecta a columnas ni a fachadas. Y esto va a ser rápido, tardo menos en hacerla que en ir y venir al ayuntamiento.)

Cuidado: las antenas de la administración son cada vez más sensibles y captan más de lo que nos imaginamos. Hay varias situaciones que pueden revelar que haces una obra sin autorización.

  • Desde visitas rutinarias
  • hasta denuncias de algún vecino,
  • pasando porque la autoridad vea entrar o sacar materiales de obra,
  • o porque en una inspección habitual, el técnico se dé cuenta de que hay modificaciones y cambios que no concuerdan con la documentación anterior.

En estos casos, además de una más que probable sanción, te llegaría un requerimiento para tramitar la licencia de obra.

Pues no hay otra: a comenzar desde cero.

Busca un técnico, prepara documentos, paga impuestos y tasas… Lo que se hubiera debido hacer al principio. Aunque ahora supone un “tiempo muerto” porque pararán la actividad hasta que todo esté en orden. Y a  más retrasos, menos dinero en el bolsillo.

La solución es muy sencilla: antes de comenzar obras, infórmate en tu ayuntamiento.

3. No haber comprobado que el local cumple con las normas de accesibilidad

  • O que los aseos tienen las características necesarias,
  • o que la puerta de entrada cumple las normas,
  • o que el aparato de aire acondicionado de la fachada está correctamente colocado …

Aquí podemos caer fácilmente: Cuando nuestra actividad es de tramitación sencilla y nos dicen que podemos encargarnos nosotros mismos con una Declaración Responsable o de Actividad Inocua.

Desde luego que son procedimientos muy prácticos. Nos evitan esperas y a menudo es suficiente acompañarlos con una documentación simplificada.

Pero… lo que no se permite es simplificar las normas y su puesta en práctica.

Fíjate que en estos procedimientos te permiten firmar sin intervención de un técnico, aunque (¡sorpresa!) esperan que tú te conozcas la normativa como si fueras un técnico. Un poco peliagudo para ti si te piden luego responsabilidades.

Porque cuando estés funcionando, recibirás la visita de comprobación del local (algo muy frecuente). Y el técnico verifica, entre otras cosas, si tu puerta de entrada, tus escalones o el aseo permiten la accesibilidad a personas con movilidad reducida.
 
Y si estás obligado y no lo cumples, lo más probable es que te cierre la actividad y ordene realizar las obras necesarias.
 
De nuevo, a la casilla de salida: busca un técnico, vuelve a hacer trámites, cuenta con que tendrás mayores costes y te llevará más tiempo.a la casilla de salida
 
Incluso te puedes encontrar que, en ocasiones, las obras que te solicitan son imposibles de hacer: por falta de espacio, por la configuración o tamaño del local o por la negativa del dueño a hacer obras.
 
Vamos… un peligro muy grande para nuestra inversión.
 
Por eso, si tienes alguna duda, asesórate primero. Consulta con un experto (si quieres, conmigo) y asegúrate de que, antes de comenzar tu obra o iniciar la actividad, tienes todo en regla. Para evitar los retrasos y los sobrecostes.
 
Y ahora te toca a ti: ¿Quieres compartir tu experiencia o hacer alguna pregunta?
Pues te espero en los comentarios.

3 comentarios en “Errores comunes al poner en marcha una actividad: 1 Errores técnicos

  1. debajo de mi vivienda hay un local (bar ,local copas ….. no se muy bien,)llevo denunciando al ayuntamiento desde hace por lo menos 4 o 5 años, el local no tiene chimenea que sobresalga de l tejado,,tiene un extractor encima de la ventana de un dormitorio,ahora han puesto un extractor que creo que produce vapor de agua y el problema es que tengo varias denuncias por ruidos del extractor y ademas el extractor de vapor produce vibraciones en toda las habitaciones .segun el ayuntamiento como el bar cambia de arredatario casi todos los años cada vez tengo que empezar nuevos tramites,lo tengo denunciado al defensor del pueblo y ya ha instado al ayuntamiento ha que haga las oportunas revisiones cuando el bar esta en funcionamiento,pero segun el ayuntamiento no tiene aparatos que puedan medir eso ,aunque todos los municipales que han subido a mi casa lo oyen sin ningun problema,elbar no tiene licencia de apertura desde nunca ,solo la declaracion jurada del arrendador de que todo esta mas o menos en regla pero aun no han hecho una revision en orden en ningun momento.Perdona todo este parrafo ¿crees tu que esto tiene alguna solucion o tengo que seguir asi toda la vida?

  2. Saludos, Pilar.
    Lamentablemente, la justicia en este país es tan lenta, que en muchos casos deja de ser justicia.
    Una opción es recomendar al ayuntamiento que contrate los servicios de una empresa especializada en hacer este tipo de mediciones, de ruidos y vibraciones, para que puedan comprobar que esto no se cumple y obligar a las medidas necesarias.
    Otra opción es que hagas tú esas mediciones, y pagues tú a la empresa, y luego intentes que el Ayuntamiento o el dueño del bar te paguen esos gastos, so pena de una nueva denuncia ante el defensor del pueblo, o ante la Junta de Comunidades de tu comunidad autónoma o incluso en el juzgado. Si el ayuntamiento no da solución a todo esto, habiendo denuncias por el medio e intermediación del Defensor del pueblo, está haciendo dejación de sus funciones, y eso tiene penalización bajo la ley, ellos deben saberlo.

    O, al menos, puedes intentar negociar con el dueño para que modifique esas instalaciones y así le evitarías las pertinentes denuncias y los gastos consecuentes, y que sería mejor para todos.

    En último caso, el juzgado, pero ya se sabe cómo funciona esto: mejor tener todo clarísimo antes de iniciarlo, saber que va a costar dinero que quizá luego se recupere o quizá no, y tiempo, demasiado tiempo …

    Si tienes más dudas o preguntas, estamos a tu disposición.

  3. Suele pasar que la gente coge un local y se pone a hacer obras, y al final de todo llaman al técnico para que les “firme la licencia”, siendo muy probable que no cumpla la normativa y falte una rampa, luces de emergencia, baño adaptado, etc. Por eso es importante que les asesore un técnico desde el principio.
    Eso por no hablar de montar un bar (bueno, cualquier establecimiento de pública concurrencia) y no utilizar el cable adecuado.

    Saludos

Deja un comentario