Adáptate a los cambios: 4 razones para emprender de nuevo

Adáptate a los cambios: 4 razones para emprender de nuevo

Si ya tienes tu propio negocio en marcha, seguro que te lo has planteado alguna vez: ¿Y si montara otra empresa? Entonces es posible que cuando te miras al espejo estés delante de un multiemprendedor.

Y lo piensas:

“Cuando las cosas van bien, ¿por qué meterme en otro embrollo? ¿No estoy bien como estoy?”

“Cuando las cosas van mal, ¿por qué empezar otra cosa nueva que no sé si va a funcionar? ¿No debería intentarlo más a fondo?”

Las cifras son contundentes: Un gran porcentaje de empresas no sobrevive al primer año. El 60%, según datos de la Cecam de marzo de este año. Y sólo un 15% sobrevive el cuarto año.

Continuamente hay empresas que cierran. Pero también cada año se crean un elevado número de empresas. Es un ciclo que no acaba.

Cuatro razones para emprender de nuevo:

1.- Tu negocio actual ¿durará siempre?

La vida cambia a velocidad de vértigo. Los modelos de negocio se agotan, los productos de siempre se reemplazan por otros, las innovaciones tecnológicas abren nuevos caminos y arrasan lo de siempre.

La explosión de la burbuja inmobiliaria se llevó por delante a grandes y pequeñas constructoras y una enorme cantidad de empresas de sectores relacionados: cementos, inmobiliarias, cerrajerías, estudios técnicos, venta de muebles de cocina. Muchos hemos sufrido las consecuencias de este modelo que se derrumbó. Sobre nuestras cabezas.

Los cigarrillos electrónicos parecían una promesa novedosa y segura. Ahora es un nicho en franca decadencia.

¿Y quien piensa ahora que un vídeo club es un negocio? Periclitado. Muerto. Internet acabó con el vídeo (el mismo que mató a la estrella de la radio).

Existen factores que puedes controlar para asegurar la supervivencia de tu empresa, pero ¿cuántos escapan a tu control?

Cambios en la Legislación. Como en el caso de la producción de energía solar.

Deslocalización. Las empresas textiles españolas saben mucho de eso.

Cambios tecnológicos. Una de las causas del desplome de los periódicos en papel está en el auge de internet.

Cambios en la economía a nivel nacional, supranacional, global. Todos nos hemos dado cuenta ya de que no hay la misma facilidad de acceso a los créditos que hace unos años ¿Verdad? Ni para las empresas ni para los consumidores.

Así las cosas ¿qué garantía tienes de que no se acabará la necesidad de lo que ofreces, o será cubierta por otro producto novedoso? O de que toparás con un muro que te impide crecer.

¿Puede tu negocio acabar siendo tan inútil como vender carbón puerta a puerta?

Entonces quizá sea el momento de sacar esas ideas que tienes rondándote la cabeza y ser tú el agente de cambio. Antes de que los cambios te pillen desprevenido.

2.- Quieres más

Has puesto en marcha un sistema que funciona. Lo has hecho bien. Has superado todos los retos y ahora sólo tienes que mantener las constantes vitales en tu empresa. Te has convertido en un gestor eficiente.

Muy satisfactorio, realmente. Pero apenas aprendes nada nuevo.

¿Lo tuyo es incubar ideas, buscar recursos, organizarlos, conseguir resultados, superar obstáculos?

Buscas nuevos estímulos.

3.-Esto ya no funciona

La cosa va mal. No ves futuro. Estás viéndole las orejas al lobo.

O quizá esto nunca funcionó, siempre patada hacia adelante, metiéndote un poquito más en la inviabilidad y en la deuda. ¿Será hora de cerrar ya? Te quema tu negocio.

Te quema la vida y la energía. Edward de Bono, el creador del Pensamiento Lateral, hace una analogía sugerente: si estás dentro de un pozo ¿por qué seguir cavando?

Es para pensárselo. Con todo lo que has aprendido, (los errores traen consigo grandes enseñanzas) ¿por qué no utilizarlo en un nuevo negocio?

4.- Quien hace un cesto hace ciento

Pues sí. Si has montado algo, sea algo pequeño o grande, has aprendido lo suficiente para hacerlo de nuevo. Con otros mimbres, por ejemplo. Le has cogido el truco y descubierto lo que funciona y lo que no. Resulta estimulante la idea de aplicarlo en otro modelo ¿no?

Casi siempre es lo mismo: encontrar lo que te gusta hacer (y que haces muy bien), comprabar que hay gente que lo necesita, ponerle un precio que estén dispuestos a pagar y que te permita cubrir gastos y sacarle un beneficio. Y organizar los recursos para llevarlo a cabo.

Puedes repetir. ¡Y mejorar!

Vivimos en un mundo de cambios

Aprender a fluir con lo nuevo es la garantía de supervivencia.

Pero no estamos locos ¿no?

Deja surgir las nuevas ideas, juega con ellas. Imagina como podrías llevarlas a cabo, con quién, de dónde sacarás los recursos. Coméntalas con otras personas que ofrezcan diferentes puntos de vista y te señalen posibles obstáculos. ¿Se te ocurre cómo superarlos?

E investiga si tu negocio es viable. Ya que vamos a emprender, lo haremos bien.

Y ahora, cuéntame ¿te tienta embarcarte en un nuevo proyecto? Te espero en los comentarios.  

Deja un comentario

Responsable: MÉTODO TÉCNICO Y AZAR, S.L.
Finalidad:  Gestionar los comentarios y recibir información sobre su publicación.
Legitimación: Tu consentimiento al aceptar la política de privacidad.
Destinatarios: Tus datos no serán cedidos a terceras personas, salvo obligación legal.
Derechos: En cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión de datos u otros derechos.
Consulta en la Política de Privacidad cómo hacerlo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestro tráfico y para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso y nuestra Política de cookies. Puedes cambiar de opinión en cualquier momento y personalizar tu consentimiento.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies