Una tienda online también puede necesitar Licencia de Apertura

¿Preparado para abrir tu tienda online? No olvides la Licencia de Apertura

Quien lo diría ¿no? También, en ocasiones, tu tienda online necesita una Licencia de Apertura.

Te lo cuento todo, mientras te recuperas de la sorpresa, para que tengas información de primera. Y es que cuando pensaste en montar tu comercio en internet, seguro que te sentiste atraído por las ventajas que supone:

1. Menores barreras de entrada:

Eliminas de un plumazo el coste del local y todos sus añadidos, como electricidad, agua, climatización, mobiliario… Un chorro de dinero al mes.

2. No tienes “horario cautivo”.

Has de trabajar en tu tienda, desde luego, pero no necesariamente mientras los clientes están comprando. Tú eliges cuando.

3. Tienes abierto todos los días de la semana.

Y todas las horas del día. Si a las tres de la mañana un cliente desvelado por el calor, encuentra en tu web tu ventilador estrella, se lo compra. ¡Viva el horario comercial de internet!

4. Tu zona de influencia se amplía.

Más allá de la gente que pasa por tu calle, de la que trabaja en tu barrio, de la que vive en tu ciudad.  Tus clientes potenciales son todos los que hablen tu mismo idioma. Muchos ¿eh?

5. Es un apoyo indiscutible para tu comercio a pie de calle.

Claro, una cosa no excluye a la otra. Al contrario: si tienes ya un establecimiento físico, ¡qué mejor que abrir un escaparate en internet!

6. Te evitas todos los trámites de legalización de instalaciones.

Bueno, esta ventaja no. Al menos no siempre y no en todos los trámites. Lo mejor será que te lo exponga muy clarito, que despeje todas tus dudas.

Los casos en que las tiendas online requieren Licencia de Actividad

Si vendes productos

Si vendes productos ¿dónde los guardas?

Ya. La idea inicial era el trastero de tu casa.  O abajo, en el garaje. Hummm…

No es lo mismo guardar piezas de bisutería que aparatos de aire acondicionado. El tamaño importa.

Y además, ¿cual es el volumen de tu stock? Habrás elegido el sistema más conveniente, en función de tu inversión y tus previsiones de venta: una gran cantidad de productos comprados a precios bajos y con menores costes de transporte, o una reposición frecuente que te evita gastar fuertes sumas, que los productos se queden obsoletos o que sufran daños.

Por cierto, ¿te caben todos en esa habitación vacía?

¿Y en qué condiciones los guardas? Si son alimentos necesitan ciertas condiciones de higiene, frío y resguardarlos de olores fuertes. Si fuera ropa debe protegerse de la humedad, insectos, suciedad…

Bueno, si son productos que no se comen, no pasa nada ¿verdad? Desde luego. Siempre que no se puedan pegar fuego accidentalmente y sean fácilmente inflamables. O siempre que no sean tóxicos. O… ¿qué más riesgos tiene almacenar productos? ¿Lo sabes?

Si vendes servicios

En este caso estoy libre, ¿a que sí?

Pues estás muy bien encaminado. Aunque tiéntate la ropa antes de olvidarte de licencias, declaraciones responsables y otros permisos, por si acaso.

Un ejemplo: hay legislación municipal que incluye los despachos de servicios profesionales entre los locales que necesitan una licencia de apertura.

Aunque no vayas a tener público, consideran que se realiza una actividad y, por lo tanto, necesita una autorización administrativa, que, eso sí, normalmente será sencilla. Infórmate.

 Si fabricas o restauras productos

Ya, ya lo sé: la idea era en el trastero o en el garaje. Si me acuerdo. O en esa habitación que tienes de sobra en tu vivienda. Le sacas los chismes y listo.

Todo controlado, ¿ok?

Bueno, pues no.

O no siempre.

Para hacer pequeñas manualidades vale. Tampoco necesitas mucho más para ciertas actividades artísticas.

Pero, por poner algunos ejemplos:

  • cuando elaboras alimentos para venderlos después
  • o te dedicas a la restauración de muebles
  • o ensamblas productos informáticos
  • o fabricas prendas de vestir en un taller

probablemente necesites alguna maquinaria, instalaciones que la hagan funcionar e incluso un almacén.

Si tienes empleados

Comercio electrónico no tiene por qué ser lo mismo que comercio sin empleados.

¿Cuentas con personal administrativo, informático u operarios en el taller?

Sí contratas personal, es posible que la legislación te obligue a tener unas instalaciones adecuadas, desde vestuarios o aseos hasta zonas de descanso.

Resumiendo: repasa estos puntos claves:

  1. Almacén de productos: Revisa el volumen que necesitas, las condiciones higiénicas, de salubridad o de seguridad (incluyendo si son productos inflamables o con riesgo de explosión).
  2. Despachos de profesionales: Comprueba en tu ayuntamiento si necesitas una licencia de actividad, incluso si no tienes previsto atender presencialmente a tus clientes.
  3. Instalaciones de fabricación, reparación o manipulación: Verifica si la maquinaria o las propias instalaciones requieren legalización administrativa.
  4. Instalaciones para empleados: Averigua qué te pide la administración al respecto.

En muchos de estos casos puedes necesitar Licencia de Actividad o Declaración Responsable, o incluso trámites de seguridad o salubridad.

Pero no te quedes con la duda en el cuerpo, que corroe: Consúltame y te daré una orientación rápida para que planifiques tu apertura sin sobresaltos.

Sólo me queda decirte una cosa: cuida tu imagen profesional. Cuenta con todas las garantías legales, de seguridad y control que la ley pide. Estarás dando el mejor servicio posible. El mejor imán para tus clientes.

Y ahora ¿Te animas a compartir tu proyecto de comercio virtual? Te espero en los comentarios.  

1 comentario en “¿Preparado para abrir tu tienda online? No olvides la Licencia de Apertura

Deja un comentario