Tres claves para entender el presupuesto de Licencia de Apertura

Tres claves para entender el presupuesto de Licencia de Apertura

Debería ser muy fácil. Tienes sobre la mesa un presupuesto de Licencia de Apertura para tu negocio y, con él en la mano, deberías saber lo que vas a pagar cuando el trabajo esté terminado.

Y realmente ES fácil. 

Pero hay que conocer el terreno que pisas. La primera vez que te encuentras con algo nuevo siempre vas a tener dudas: o las resuelves, o repetirás tus errores en la próxima ocasión. Pero aquí estoy yo para ayudarte, te voy a dar tres claves directas con las que entenderlo definitivamente.

Aunque antes de empezar no puedo resistirme a contarte un caso real que me acaba de ocurrir. La vida no deja de asombrarme nunca.

El caso del emprendedor despistado

Hace unos días envié un presupuesto a un usuario que quiere abrir un comercio. Después de algunas conversaciones, finalmente dijo que no me encargaría el trabajo. Cuando un cliente no me acepta un presupuesto suelo preguntarle por los motivos.Y con mucha frecuencia es el precio. Es así: con más o menos calidad siempre hay alguien que lo hace más barato. 

Y sí, en esta ocasión, faltaba más, me dijo que era por el precio. Que había encontrado a otro técnico que le costaba menos. Amablemente, me pasó el presupuesto del otro profesional y, bueno, me quedé atónito: era más caro que el mío

El bolsillo, ay. Vivimos siempre mirando el bolsillo, yo el primero. Llevar adelante una empresa exige un control de gastos tan ajustado como se pueda y un control de las inversiones tan inteligente como seamos capaces. Este es el motivo por el que yo procuro poner precios razonables. Aunque la esencia de mi trabajo no es esa: Es resolver los problemas de mis clientes.  Ahí está el verdadero valor de lo que ofrezco.

Lo curioso es cuando descubro, como en el caso que te contaba, que un cliente quiere elegir por precio y finalmente se queda con el presupuesto más caro. ¿Cómo es posible?

A lo largo de los años, con la experiencia, he encontrado dos respuestas:

  • Hay gente incomprensible
  • Hay gente que no comprende los presupuestos

Sobre la primera no puedo hacer nada. Ahora, sobre la segunda sí puedo hacer algo. Puedo hacer un post. Este.

Tres conceptos que te ayudan a entender un presupuesto

1. El presupuesto “en bruto”

Por defecto los presupuestos se dan “en bruto”, lo que significa que no incluyen el IVA. Así, si te dicen que fabricarte una puerta de garaje te costará 510 euros, debes estimar que además pagarás el 21% en este impuesto.

Siempre que te den un presupuesto, habrás de entender que no lleva IVA a no ser que se indique expresamente, desglosando la base imponible (por ejemplo, los 510 euros de la puerta) y el importe del IVA. E indicando el tipo (el 4%, el 10% o el 21%).

Esto es muy importante tenerlo claro.

Si hasta ahora no has sido empresario ni autónomo, prácticamente todos los precios que te dan suelen incluir los impuestos indirectos (el IVA, en estos casos). Y siendo así, está chupado: el precio de la casilla de abajo se corresponde con fidelidad con lo que vas a pagar.

Aunque, espera, ¿tienes coche? Cada vez que lo llevas a reparar pides un presupuesto ¿no?  Verás que, en muchas ocasiones, te dan el precio “en bruto”.

En los servicios es habitual hacerlo así y tiene una explicación sencilla: desde que se ofrece el presupuesto hasta que el trabajo se termina, el IVA podría sufrir una variación. Una subidita, por ejemplo. Con lo que al dar el presupuesto, si este fuera cerrado y con el IVA incluido, el profesional que te lo ofrece se va a ver perjudicado.

Date cuenta que sólo cobrará por su trabajo la cantidad en bruto. El importe del impuesto te lo está cobrando, claro, pero sólo porque Hacienda le obliga a hacer de intermediario en la recaudación. Y en poco tiempo, tal como entra por un bolsillo, sale por otro en dirección a la Agencia Tributaria.

Y ahora que hablamos de eso, según empiece a funcionar tu negocio también tú estarás obligado a ser ese “recaudador involuntario”, repercutiendo el IVA sobre tus precios y liquidando con Hacienda cada trimestre.

2. La retención por IRPF

Este punto requiere un poco más de atención. 

Tomamos el precio más el IVA y lo vamos a retorcer un poco. No te despistes y fíjate bien. 

Determinados profesionales autónomos (los profesionales independientes), están obligados a hacer retenciones del IRPF en sus facturas. Entre ellos estamos los que realizamos las Licencias de Apertura, ingenieros en mi caso. Podrías pensar que a ti qué más te da… pero eso, je, sería porque no sabes la que se te viene encima.  

El IRPF también acaba en las manos de Hacienda, pero si bien nuestra ilustre Agencia tributaria utiliza a las empresas que prestan un servicio para recaudar el IVA, ahora utiliza a los clientes que reciben el servicio para recaudar el IRPF. ¡Te utiliza a ti!

Tú, como cliente, tendrás que abonar a Hacienda el IRPF que el profesional te va a descontar del precio. Descuento. Qué bonita palabra. Un poco alejada de la realidad en este caso. En la factura se te descuenta el IRPF para que tú lo pagues al fisco en la declaración trimestral.

Hay casos especiales: yo mismo. En mis facturas no hago retención del IRPF, pero no porque sea más chulo que un ocho. Es porque, al funcionar en una estructura de empresa, declaro y pago ese impuesto directamente.

Aunque estamos hablando de presupuestos y no de facturas. Claro. Esta es la sorpresa. Si te encuentras un presupuesto que indica “todos los impuestos incluidos”, significa que ya tienes descontada la retención… aunque luego tendrás que pagarla a Hacienda.

3. Tasas, suplidos, visados… 

Aquí vienen todos esos pequeños (a veces no tan pequeños) gastos “colaterales” derivados de obligaciones con la administración. 

Normalmente las tasas no se incluyen en los presupuestos porque varían de un organismo a otro, no son las mismas en todos los casos y recaen directamente en el cliente.

Las tasas se pagan por el uso de un servicio prestado por el Estado. Pueden imponerse por el uso del dominio público, como un vado o la instalación de la terraza de un bar; o por un servicio directo, como compulsar un documento o presentar solicitud de la Licencia de Apertura.

Lo más práctico es que llames a tu ayuntamiento y te informes de todas las que puedan afectarte. Cada ayuntamiento, igual que cada comunidad autónoma, tiene bastante autonomía para decidir qué tasas impone. Las hay de todos los colores: puedes tener que pagar tasas por instalar un aparato de aire acondicionado en tu fachada, u otros elementos como banderolas o toldos, por el servicio de recogida de basuras, o el enganche de agua, por la licencia de obras…

En ocasiones, si la tasa por solicitar la Licencia de Apertura es cuantiosa y puedo acceder a ella fácilmente, yo la incluyo en el presupuesto. Así tú tienes una idea más completa de lo que te cuesta. Pero no siempre es posible que los profesionales tengamos esta información y además el importe de las tasas puede variar; incluso un organismo puede establecer tasas nuevas por conceptos que antes no cobraba.

Por estos motivos es muy razonable que indiquemos que las tasas no están incluidas en el presupuesto.

Verás, estas son las tasas más comunes que te pueden afectar si solicitas una Licencia de Apertura:

  • La propia solicitud de Licencia de Apertura o Actividad, o Declaración Responsable.
  • La inscripción en el Registro Industrial de la Comunidad Autónoma
  • La ocupación de dominio público, ya sea en tu fachada, o en la calle
  • La tramitación del Boletín eléctrico
  • El Visado del Colegio Oficial profesional
  • La revisión por OCA
  • La instalación contra incendios

Ni el listado es completo (ni mucho menos), ni todas las tasas te afectan. De hecho, podría ser que sólo tuvieras que pagar la primera. Todo depende de tu actividad y de la complejidad que presente.

Pero, un momento, volvamos al ejemplo de antes: un profesional te indica en su presupuesto que todos los impuestos están incluidos. Tú puedes creer que incluye las tasas (si es que tenías conocimiento de que existen), pero déjame que te desengañe: una tasa NO es un impuesto. 

Resumen final y directo a conseguir tu precio

Como ves, hay varias formas de presentar un presupuesto de Licencia de Apertura:

  1. En bruto. Debes contar con que en la factura hay que añadir el IVA y se descontará el IRPF. Luego tendrás que pagar el IRPF directamente a Hacienda en tu declaración trimestral.
  2. Desglosado. Se detalla la base imponible (el precio del servicio), el tipo y el importe del IVA y si contempla o no alguna de las tasas o visados que pueden afectarte. Igualmente, recuerda que el IRPF se descontará en factura y luego lo debes ingresar en Hacienda.
  3. Cerrado. Ya tiene el IVA incluido, aunque no se detalla. Infórmate de si incluye también el IRPF o las tasas.

Cualquiera de ellas es válida. Lo esencial es que puedas interpretarlo para conocer lo que vas a pagar de la forma más aproximada posible. 

Un momento, quizá has llegado a esta página buscando un profesional que te tramite los permisos de apertura de tu negocio. Pues simplemente pincha en este enlace para conseguir Presupuesto de Licencia de Apertura, Actividad o Declaración Responsable. 

Por último, aquí tienes una síntesis de las tres claves:

  • El IVA no va incluido si no se indica expresamente.
  • Determinados profesionales están obligados a la retención del IRPF en sus facturas. Casi todos, por cierto, los que te dan un presupuesto de Licencia de Apertura.
  • Hay tasas y otros conceptos similares vinculados a la apertura de tu actividad. Infórmate de si están contemplados en el presupuesto.

Y ahora, te propongo una pregunta: ¿Has tenido alguna experiencia curiosa o frustrante con los presupuestos? Compártelo aquí abajo. Te espero en los comentarios.

3 comentarios en “Tres claves para entender el presupuesto de Licencia de Apertura

  1. Buenos días.
    Antes de nada, quería felicitaros por vuestro blog. La verdad es que informáis de manera práctica y amena sobre temas interesantes.
    Y ahora viene mi consulta. Estoy pendiente de una subvención para la apertura de mi negocio y quería saber si en esa subvención se incluyen la licencia de apertura y/o las diversas tasas, suplidos, etc.
    Un saludo y muchas gracias.

    • Buenos días, Manu. Me alegro de que te resulte útil este blog.

      Sobre tu consulta, hay diversas entidades que ofrecen subvenciones y cada una puede variar los requisitos y los conceptos subvencionados. Por ejemplo, la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, en el “Plan de Autoempleo- Inicio de Actividad” incluye específicamente todas las tasas, licencias municipales, regionales e IAJD que sean necesarios para el inicio de la actividad. La Comunidad de Madrid tiene una línea de ayudas a nuevos negocios en la que también se incluyen las licencias de apertura (“Honorarios de Notario, Registrador e Ingenieros Técnicos como consecuencia de la constitución y puesta en marcha de la actividad empresarial”) y algunas de las tasas.

      También las asociaciones de desarrollo rural suelen subvencionar la Licencia de Apertura o Actividad. En el caso que conozco más cercano, la Asociación Comarcal Don Quijote, los gastos de Licencias de Apertura o Actividad se consideran “gastos elegibles”, es decir, subvencionables.

      Es un gasto que está incluido en muchas líneas de subvención para emprendedores, lo que es una buena noticia para ti. Te recomiendo que te informes directamente en el organismo al que vas a solicitar la ayuda para que te confirmen que en tu caso es viable.

  2. Hola, que post tan útil!! Pues os cuento.. He pedido dos presupuestos para Declaración Responsable de la peluquería que voy a poner.. , tienen una diferencia económica bastante grande entre uno y otro. Qué criterio debería seguir para elegir bien? Gracias!!

Deja un comentario

Responsable: MÉTODO TÉCNICO Y AZAR, S.L.
Finalidad:  Gestionar los comentarios y recibir información sobre su publicación.
Legitimación: Tu consentimiento al aceptar la política de privacidad.
Destinatarios: Tus datos no serán cedidos a terceras personas, salvo obligación legal.
Derechos: En cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión de datos u otros derechos.
Consulta en la Política de Privacidad cómo hacerlo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies