El certificado de Dirección de Obra garantiza que los trabajos se han realizado conforme al proyecto inicial

Respira tranquilo: Certificado de Dirección de Obra, el documento que garantiza que tu instalación cumple las normas de seguridad

Hoy quiero hablarte de un documento fundamental para tu tranquilidad: El Certificado de Dirección de Obra o Certificado Final de Obra.

Pongámonos en contexto

Ya sabes que hay casos en los que tu negocio tiene unos especiales requisitos de seguridad. En esa situación, tanto para conseguir la Licencia de Actividad, como para la inscripción de las Instalaciones Técnicas, se te va a exigir un Proyecto Técnico.

Y si te piden un proyecto, además te pedirán un “Certificado de Dirección Técnica de las Obras o Instalaciones”.

El proyecto define, punto por punto, qué se va a hacer para realizar las instalaciones. Qué requisitos se cumplen, qué materiales se utilizarán y qué características tienen, dónde se ubicarán (luces de emergencia, puntos de acceso a la red..), quién los tiene que realizar. Todo con gran precisión.

Con el objetivo de reducir los riesgos, o eliminarlos por completo.

Pero eso son palabras, promesas, un brindis al sol…

Un proyecto es un futurible. Sin un Certificado que acredite que cumplí mis palabras, que se convirtieron en hechos y que lo defenderé donde haga falta, no es más que papel mojado.

Así que esta es la función del Certificado: constatar que todo se hizo tal como se había proyectado. Que, una vez terminados los trabajos, el resultado se ajusta a lo definido en el proyecto técnico. Que no sufre variaciones, ampliaciones o reducciones. Que toda la reglamentación se cumple sin irregularidades y que, por tanto, tu obra es segura.

En definitiva, el firmante (el ingeniero en mi caso, otro técnico competente en otros), se hace responsable de que todo se ha hecho bien.

La seguridad no es ninguna tontería. Hay que cumplir normas y requisitos. Aunque podamos discutir si algunas nos parecen mejor o peor hechas, la pura verdad es que las normas de seguridad son imprescindibles.

Despejando dudas

Lo primero es conocer qué tipo de actuaciones requieren del Certificado de Dirección de obra:

1. Cuando necesites Licencia de apertura o actividad para actividades peligrosas o que entrañen riesgos.

2. Cuando realices Instalaciones Técnicas que, igualmente, puedan representar un peligro. Esto viene dado según su tamaño o características.

En la práctica la peligrosidad depende sobre todo de la potencia eléctrica (kilowatios) o térmica (calorías o frigorías).

Estas instalaciones pueden ser:

♦ Eléctricas

♦ De climatización

♦ De aire comprimido

♦ De fontanería

♦ Ventilación

♦ De gas

♦ De agua

 Lo segundo es tener una idea de qué tipo de organismos te pedirán este documento: son organismos competentes técnicamente. Pueden ser públicos, como las Delegaciones de Industria, o privados, como las compañías eléctricas.

Todo el rato te hablo de un documento, de “un papel”. Si sólo fuera eso, qué poco tendríamos que trabajar los ingenieros, je.

Así que vamos a ver, en tercer lugar, qué implica:

♦ Conocer y manejar el Proyecto Técnico a la perfección.

Este es mi caso, el técnico que realiza el Proyecto, lleva la dirección de obra y firma el certificado, es la misma persona: yo mismo.

Pero hay otros casos (obras de construcción, por ejemplo) en la que quien proyecta es un profesional (arquitecto) y quien dirige la obra y firma es otro (aparejador o ingeniero de la edificación).

Incluso puede darse esta situación: que un instalador ya esté trabajando en tu actividad, cuando alguien se acuerda del Proyecto y del Certificado. No por avisar al técnico más tarde se ahorra tiempo: al contrario. Ahora el técnico debe comprobar que todo lo que se ha hecho hasta la fecha se ha hecho correctamente. Y frecuentemente es más difícil y hay que deshacer lo andado.

Para evitar estos problemas, es habitual que la administración te pida que le presentes el proyecto antes de empezar a ejecutar nada, para dar su aprobación previa.

♦ Supervisar a las empresas o profesionales que ejecutan la obra o instalaciones técnicas

Esto supone también comprobar que cuentan con las autorizaciones necesarias como carnés profesionales, con medios técnicos idóneos y con la experiencia apropiada.

♦ Controlar, paso a paso, cada una de las fases que se van ejecutando

Esto incluye hacer pruebas

comprobar materiales,

efectuar mediciones,

controles de calidad, etc.

♦ Ocuparse de hacer las pruebas finales marcadas por la ley:

o bien las realiza él mismo

o bien se encarga, si es obligatorio, de que las realicen otras entidades (por ejemplo, OCA, inspecciones oficiales)

♦ Emitir el certificado, una vez asegurado de que todo está correcto

Incluye una somera descripción de las obras, reflejando sus características más relevantes y si ha habido modificaciones, indicando quien las ha ejecutado y con qué autorización técnica cuenta, qué normativa se cumple y cual es el resultado de las pruebas y mediciones.

♦ Responsabilizarse, con su firma, de todo lo anterior

Y visarlo en el Colegio Profesional cuando así esté estipulado.

En este punto se cierra la tramitación y, por fín, tú y yo podemos relajarnos.

Tú tranquilo, que ahora estás SEGURO de que tu instalación está realizada 100% cumpliendo las Normas de Seguridad.

¿Te gustaría hacer alguna pregunta?

Pues plantéamela, es muy fácil: Te espero en los comentarios.  

1 comentario en “Respira tranquilo: Certificado de Dirección de Obra, el documento que garantiza que tu instalación cumple las normas de seguridad

Deja un comentario