El paisaje perfecto para abrir mi local

Yo quiero abrir mi local donde me da la gana

Instalar tu actividad en cualquier parte no siempre es posible.

¿Y por qué no?

Si has encontrado un paraje ideal para instalar tu comercio de hostelería. Con auténtico sabor rural, pero con clase.

O una ubicación muy bien situada en una zona céntrica, al lado de la parada del bus, para tu taller de curtido de pieles. Huele a rayos, es cierto, pero el sitio es excelente para tus intereses, porque en la misma calle tienes a uno de tus mejores clientes y te ahorras un buen dinero en trasladar tu producto.

Si te ocupas de que las instalaciones cumplan todos los requisitos de seguridad, presentas los papeles en tu ayuntamiento y a correr ¿verdad?

Pues no serías la primera persona que pone un negocio donde le da la gana… aunque no pueda hacerlo.

¿Quieres un ejemplo? Vamos con uno recientito: hace unas semanas saltó a primer plano el caso de la Finca La Camarga. 

Por si no te has enterado, en esta exclusiva finca situada en el pueblo de Colmenar Viejo, se ha casado un exministro, razón suficiente para que los periodistas indaguen en todos los recovecos: desde el vestido de la novia (misterio que no se ha podido desvelar) hasta el menú que degustarían los invitados.

Y cómo no, si hay otras cositas que contar, pues también se cuentan. En este caso que, sobre el citado establecimiento, “pesa una orden de cese de actividad al carecer de Licencia Administrativa”.

Aunque sea verano, época propicia para las noticias burbujeantes del corazón, realmente no nos interesa si se casó un político, un futbolista o una periodista. Nos interesa dónde. Y en qué condiciones.

Efectivamente, según la noticia de El Mundo, la finca está situada en un marco incomparable de belleza sin igual, el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. Una de las ubicaciones, por cierto, en las que no se permite desarrollar actividad hostelera.

Pero los responsables de las instalaciones, han justificado la legalidad de su actividad con el argumento de que han presentado una Declaración Responsable ante su ayuntamiento.

ERROR! La Declaración Responsable, ese útil documento, no vale para todo.

Y en este caso está muy claro que no vale. Lo vas a ver a continuación.

Existen limitaciones a los lugares donde puedes ejercer tu actividad

Y te interesa saberlo antes de meterte en berenjenales.

Párate a pensar: ciertos tipos de actividades no tienen cabida en cualquier sitio. Hay razones de peso:

ruidos,

contaminación,

preservación del medio ambiente,

tamaño del complejo,

incidencia del tráfico,

una gran afluencia de público,

y otras muchas situaciones más.

Imagina, por ejemplo, una fábrica de productos químicos en el centro de una ciudad, junto a un parque donde juegan niñas y niños. Impensable, ¿verdad?

¿Cómo ordena la administración el espacio dónde se pueden instalar los negocios?

Lo primero, señala espacios separados en función de los usos y actividades a los que se pueden dedicar.

Tenemos así zonas comerciales, industriales, residenciales o verdes, entre otras.

Parece claro qué tipo de actividades y usos estarán permitidos en cada una de estas zonas, ¿verdad?.

Pero en la práctica no es tan sencillo. Pongamos, por ejemplo, una zona residencial donde no se permiten otros usos: algún comercio, escuelas, zonas verdes o una actividad industrial sencilla como un taller de reparación de vehículos.

No te parecería muy atractiva para vivir, ¿no es cierto? Ni a mí tampoco, desde luego. Y, desde luego, también querría un sitio donde tomarme un aperitivo en un día de descanso.

El mismo caso tendríamos si en una zona industrial no tuviéramos algún restaurante… Harán falta actividades complementarias como comercios, o quizá, separarse en diferentes usos industriales, de mayor o menor tamaño.

Esto parece un puzzle que alguien tiene que montar. Sin entrar en más profundidades, ese “alguien” es, por norma general, el ayuntamiento: Los ayuntamientos se encargan de legislar sobre el suelo incluido en su término municipal, y deciden qué se puede instalar en cada lugar.

Marcan, entonces, sus Planes Urbanísticos.

Es un puzzle, ya te digo, porque deben tener en cuenta las necesidades de su población, sus propias normas anteriores y, lógicamente, las de rango superior, provinciales, de la diputación, autonómicas, nacionales o europeas.

Vamos a ver cómo queda, en unos brochazos, el rompecabezas:

  1. Primero se divide el suelo entre rústico y urbano.
  2. Dentro del suelo urbano, se definen los usos residenciales, industriales, comerciales, educativos y dotacionales, y zonas verdes y de reserva.
  3. Pueden establecerse subzonas comerciales o educativas dentro de zonas residenciales, zonas mixtas industriales y comerciales.
  4. Y por último, también se podrían permitir ciertas actividades comerciales o de otros tipos en suelo rústico. Bajo unas estrictas condiciones.

Que, por cierto, es justo el caso que nos ocupa: un salón de eventos y celebraciones en Suelo Rústico.

¿Qué ha ocurrido aquí? Que los propietarios tenían una parcela rústica con una edificación ya construida. Y han pensado destinar lo que estaba pensado para usos agropecuarios a un lindo comercio hostelero.

Pero ¿se puede o no construir en suelo rústico?

Como las zonas rústicas están destinadas únicamente a usos relacionados con el campo, la naturaleza, la fauna y los recursos naturales, en principio, no se permiten las actividades que encontraremos en zonas urbanas: comercios, viviendas, industrias.

Se puede construir en suelo rústico, desde luego. Pero son instalaciones de apoyo: un lugar para guardar el ganado, un almacén para aperos o hasta una vivienda en un terreno extenso.

También es posible instalar gasolineras, zonas de servicio y restaurantes cerca de las carreteras. Y, cómo no, se contemplan explotaciones más complejas como la minería, explotaciones hidráulicas, transporte y distribución eléctrica.

Nada de hacerlo a lo loco: la legislación permite estas construcciones si están justificadas. En armonía con las normas legales de todos los rangos: su tamaño, cumpliendo medidas de seguridad, ecología y preservación del medio ambiente.

¿Legal o no?

Entonces, las instalaciones a que nos referimos ¿se dedican a una actividad legal o no?

En la Finca La Camarga dicen que sí, que ya que han presentado su Declaración Responsable, así que todo en orden.

El Ayuntamiento dice que no: que nadie les ha solicitado una Licencia y que además les han sancionado más de una vez: han ordenado su cierre (por dos veces). E incluso lo precintaron hace un año.

Bueno, todo parece indicar que un precintito de nada, no les ha desanimado: la actividad sigue promocionándose a todo trapo, y ya vemos que con clientes de altura.

En este debate quesí-queno, tiremos de normas, a ver qué pasa:

  • Pasa que la Ley del Suelo pide unos requisitos para la instalación de actividades en suelo rústico: tamaño mínimo, situación, tipo de suelo (de reserva, protegido, etc), y otras, que nadie ha comprobado si se presenta una Declaración Responsable.
  • Pasa que la Ley de Medidas urgentes de liberalización del comercio (2012) obliga a que los negocios de restauración soliciten Licencia Municipal  y los excluye de la Declaración Responsable.
  • Pasa que, para eludir esta prohibición, la empresa deja en manos de los clientes la contratación del catering externo.
  • Pasa que, en este limbo, nadie comprueba la seguridad e higiene de las instalaciones.
  • Pasa que, los responsables ante cualquier problema serían ¡los propios clientes!

O sea, que no. Que no es legal.

Pero que sí, que la empresa sigue adelante, al parecer saltándose a la torera la normativa y las prohibiciones.

Y, claro, esto no gusta a todos.

Las empresas que sí cumplen con sus obligaciones no se quedan de brazos cruzados: Dos asociaciones empresariales madrileñas han emprendido su lucha contra los negocios ilegales, denunciando a “los espabilados” e informando a quien quiera saber en la web Peligra tu boda.

Avisan a los incautos de que se pueden encontrar con un problema, digamos, “tonto”: contratar un servicio que podría ser cancelado en el momento menos pensado.

Es que… hacer competencia desleal está un poco feo ¿verdad?

Como empresario, te interesa conocer con fiabilidad dónde puedes situar tu actividad o tu negocio antes de empezar. Para evitarte cualquier problema, no sólo con la administración, sino también con otras empresas que se sientan perjudicadas si no haces las cosas bien.

Para vivir tranquilo… que ya bastante tienes con el día a día de tu negocio.

Por eso, si tienes alguna duda sobre dónde puedes ubicar tu empresa, te animo a que me hagas una consulta y te daré una orientación rápida. ¿Quien quiere problemas si puede eludirlos?

Nombre (sin apellidos)

Correo electrónico

Cuéntame

O puedes compartir tus dudas con todos, aquí abajo.

Te espero en los comentarios.

1 comentario en “Yo quiero abrir mi local donde me da la gana

Deja un comentario